0

La pregunta que nos responde Presidente bajo Fuego (Angel has fallen 2019), es cuantas veces Gerard Butler tiene que salvar al presidente de morir antes que los terroristas se den cuenta que hay que matar Gerard primero. Bueno, la respuesta aparentemente es 3.

Claramente, no hay dos sin tres, se podría pensar que por ahora, Mike Banning (Gerard Butler) se ha arriesgado lo suficiente como para estar fuera de toda sospecha. En Ataque a la casa blanca, el indomable agente del Servicio Secreto derribó a un ejército de terroristas que retenían al presidente como rehén en la Casa Blanca. En Londres bajo fuego, escoltó al comandante en jefe a través de la capital británica durante un ataque que mató a varios líderes mundial

Pero aparentemente para EEUU solo eres tan bueno como tu último rescate, y en Presidente bajo fuego drones (la ultima moda en las películas)  letales atacan al presidente (Morgan Freeman) durante una excursión de pesca, matando a todo su equipo de seguridad a excepción de Mike, quien arriesga su vida, (una vez más) para sacar al presidente de la zona de peligro. El FBI. piensa que Mike planeó el intento de asesinato y entonces debe ponerse en situaciones desafortunadas para demostrar su inocencia y descubrir que los verdaderos culpables son miembros de Salient Global, un grupo contratista militar privado dirigido por el viejo amigo de guerra de Banning, Wade Jennings (Danny Huston), que está conspirando con alguien en el gobierno para iniciar una guerra contra Russia.

Presidente bajo fuego apunta más alto que sus predecesoras, los cuales comenzaban siempre bien alto y caían en picada hacia el final del film. La tercera parte dirigida por Ric Roman Waugh, por el contrario, es entretenida con énfasis. Está llena de referencias a la adicción al analgésico, la manipulación de las elecciones rusas, los contratistas de defensa privados y las milicias ciudadanas, todo con una mirada objetiva, como para evitar declararse parte de cualquier punto de vista que pueda alienar al público potencial.

Gerard Butler todavía está en perfecta forma como Mike Banning, y es genial verlo no solo seguir siendo un completo badass, sino también mostrar su lado más humano, continuando a pesar de su deteriorado estado y estar demasiado lleno de orgullo para admitir que necesita sentar cabeza y alejarse de la acción.
Morgan Freeman, a pesar de no estar los 121 minutos presentes en la  película, sigue siendo tan Morgan Freeman como puede ser como un Allan Trumbull finalmente Presidente, luego de aparecer en las otras dos películas de la trilogía.

Uno de los mejores personajes es Nick Nolte aparece como el padre abandonador de Mike, un veterano ermitaño y canoso de Vietnam que, aunque no tiene todos los jugadores alineado,  ayuda a regañadientes a Mike mientras que da todos los consejos paternos que nunca estuvo allí para demostrar,  pero si es de mucha ayuda, al menos cuando está detonando cómicamente trampas explosivas bajo pies de soldados.

En síntesis, la película es digna de ser vista en la gran pantalla, los efectos de CGI pueden no ser los mejores, pero las escenas de acción merecen su momento de gloria en la pantalla. El film es entretenido y no peca de ser aburrido entre explosión y explosión, que es lo que todos queremos con estas películas pochocleras de las buenas.

8

También te puede gustar

Comentarios

Dejá un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *